El hombre en busca de sentido de Viktor E. Frankl

  |   Lecturas recomendadas   |   1 Comment

Viktor E. Frankl es un psiquiatra y neurólogo austríaco superviviente de los campos de exterminio nazis. En este libro cuenta su experiencia y sus reflexiones acerca de la vida en situaciones de hambre, brutalidad, humillación y la constante amenaza de la cámara de gas ¿Cómo es posible que alguien haya sobrevivido a tal horror? ¿y cómo puede alguien que vive en ese estado pensar que la vida merece la pena de ser vivida? Frankl cuenta en este libro y con un lenguaje perfectamente asequible, como consiguió superar esos años de sufrimiento en los que lo único que esperaba era dolor y muerte. Ejemplo de superación y fuerza, cuando termines de leerlo serás capaz de trascender tus dificultades con un ánimo desconocido, te lo garantizo.

«El amor es la meta última y más alta a la que puede aspirar el hombre. La salvación del hombre está en el amor y a través del amor».

Para Frankl lo que verdaderamente importa es el significado de la vida de cada individuo. Pensaba que no había que buscarle un sentido abstracto a la vida, pues cada uno tiene su propia misión que cumplir. Todos tenemos una tarea única y una oportunidad para llevarla a cabo.

» Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás elegir cambiar tu actitud para afrontarla».

Creo que es un libro imprescindible, te ayuda a poner las cosas en perspectiva, encuentras que situaciones que hasta ahora te hacían la vida difícil las entiendes mejor. Si pones tu foco en la misión que debes cumplir en esta vida, puedes pasar por lo que sea y salir fortificado, esa es la gran lección del libro de Viktor E. Frankl.

 

 

 

1
Leave a Reply

avatar
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
Shirley Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Shirley
Guest

Euh, quand 100% de l’espèce meurt, on peut se dire que la stratégie est mauvaise. Ou peut-être même que c’est un peu trop tard pour se le dire, d&orrus;ailleuqs.