Una madre tóxica

  |   Terapia   |   No comment

 

La mayor influencia en la vida de cualquier persona, qué duda cabe, es la madre. Por otro lado, para una madre, su hijo puede convertirse en el centro de su universo, haciendo que todo lo demás pase a un segundo plano.

.
Casi todo lo aprendemos de ella y también depende nuestra vida adulta, en gran parte, del tipo de relación que hayamos mantenido con nuestra madre en la infancia. 

.
Esta relación afectiva, como todas, pasa por etapas y es bueno que así sea para el correcto desarrollo de ambas partes. Es decir, igual que hay un destete físico, debe haber un destete psíquico de la madre. Y hay un tiempo adecuado para ello, tras la adolescencia, este proceso debería estar completado. Es tarea de la madre ir soltando cuerda y también del hijo ir alejándose del nido.

.
La realidad es que muchas madres se lo ponen muy dificil a los hijos/as a la hora de independizarse emocionalmente. Si ellas tienen carencias, desarrollan una agobiante y destructiva influencia sobre ellos, de manera que se convierte en un abuso psicoafectivo sumamente dañino para los dos.

.

 

.
Este tipo de madres muestran sobreprotección, manipulación, invasión en su vida personal, quejas, chantaje emocional, culpabilización, agresiones verbales, críticas negativas, intimidación, etc. Se convierten en expertas en el arte del dominio y posesión, vampiras que pretenden “inocular” incluso sus pensamientos en la mente de su hijo.

.
Todo, por supuesto “con buena intención, pensando en su bien”

.
Por su parte, los hijos/as se ven incapaces de alejarse de estas madres tóxicas que los manipulan. Se convierten en personas sumamente dependientes y se culpan por sentir esa especie de amor/odio que no entienden. No reconocen en su propia madre esa idea establecida en el imaginario colectivo, de una madre que es todo amor y comprensión, y sufren queriendo cambiarlo, buscando en los hechos la confirmación de que le quiere y le acepta como es.

.

.
Todo este dolor, a menudo negado y reprimido, perturba el desarrollo emocional del hijo/a y se expresa ya en la edad adulta mediante síntomas neuróticos como ansiedad, adicciones, trastornos alimentarios, de personalidad, depresiones, autoagresiones, etc.

.
La víctima de esta situación, el/la hijo/a, también recibe beneficios inconscientes, por eso, muchas veces, acaba aceptando la dependencia y rechazando cualquier tipo de ayuda que le ofrezcan. De esta manera, la relación entre ambos se convierte en una lucha entre dos seres igualmente inmaduros y exasperados.

.
Qué se hace en terapia:

.
-Terapia cognitiva: la víctima debe reconocer su dependencia, su sufrimiento y la aceptación de la situación antes de poder empezar a cortar el cordón umbilical.
-Identificar y modificar posibles esquemas y distorsiones cognitivas
-Trabajar en la autoestima propia, diferenciando muy bien sus propios deseos y separándolo de todo aquello que le ha sido impuesto.
-Regresión terapéutica, siempre que se considere adecuado, se hará una o varias sesiones para encontrar una posible causa del malestar en experiencias anteriores.
-Coaching: buscar proyectos, actividades, mejor trabajo o cambio de residencia que le permita avanzar en su camino individual.

.

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz