Padres, salir del armario

  |   LGTBI, Trabajo en grupo   |   No comment

España es el segundo país europeo con más población LGTB con un 6,9%, Alemania es la primera con un porcentaje del 7,4%. A pesar de esto, no es fácil “salir del armario” y declarar otras preferencias amorosas y sexuales a las establecidas en la sociedad.

.
Teniendo esto en cuenta, es interesante ver que, mientras las estadísticas confirman que un porcentaje significativo de la sociedad es homosexual, todos nos seguimos preparando para tener sólo expectativas heterosexuales acerca de nuestras hijas e hijos: fantaseamos sobre cómo van a ser cuando crezcan y nos formamos poco a poco la idea de su futuro. Pero estas ilusiones se construyen a partir de lo que vemos exteriormente y el rol que se promueve en el núcleo social, no de lo que ellos desean o necesitan.

.

 

.
Muchos padres no saben qué hacer o decir cuando su hijo/a les da la noticia de que es gay. Su mundo cambia y de repente no tienen ni idea de como reenfocar el futuro. Hay padres que sienten temor o repulsa y amenazan con no aceptarle hasta que vuelva a ser “normal”. También está la opción de ignorarlo y hacer como que “no pasa nada” y que ”ya se le pasará, es una moda”.

.
En nuestra cultura, se promueve la responsabilidad de los padres por todo lo que les pasa a los hijos, con lo cual, muchos padres sienten el peso de la culpa, como si hubieran hecho algo mal. Pueden llegar a sentir vergüenza y lo viven como una agresión, como si el hijo/a quisiera con su confesión hacerles daño.

.
La realidad es que nos cuesta reconocer la individualidad de nuestros hijos, darles espacio y permitirles que sean quien realmente quieren ser en la vida, ya sean hetero u homosexuales: los llevamos a las clases de música o deporte que nos gustaba de niños, les decimos la carrera que deben estudiar, donde trabajar, incluso les vamos inculcando como debería ser la pareja ideal.

.

.
Cuando un hijo confiesa a sus padres su orientación sexual, no lo hace a la ligera, con toda seguridad le ha dado muchas vueltas y se ha asegurado que realmente es homosexual, muchos ya tienen pareja o han tenido experiencias en las que lo ha comprobado.

.
Para muchos padres puede suponer la confirmación de sus sospechas y una liberación para ambas partes, a veces es muy evidente para todos, menos para la persona afectada. En este caso, como en todos los demás, el acercamiento de los padres y la disposición a aprender y comprender puede ser lo que marque una buena convivencia futura.

.

.
Como padre/madre, debes pensar que:

.
• No eres responsable de nada, ser homosexual no es una elección.
• No eres culpable de la situación, no hay culpables, no has hecho nada mal
• No es vergonzoso, es otra opción más.
• No has fallado, al menos no porque tu hijo sea homosexual.
• No te sientas atacado, te lo dice para que lo aceptes tal y como es.
• Enfadarse no ayuda: pregúntale, escúchale, necesita tu apoyo.
• La incertidumbre sobre el futuro es grande, sí, pero igual que si fuera heterosexual.

.
Lo que vuestro hijo puede pensar:
• Que os ha estado engañando
• Que os ha defraudado
• Cree que no le vais a entender
• Que está haciendo algo malo
• Piensa que todos le van a juzgar
• Tiene miedo al rechazo social

.

.
De cualquier forma, la sensibilidad en el trato es imprescindible. Piensa como te sentirías si cualquiera te interrogara sobre porqué eres heterosexual y plantéate qué preguntas te resultarían inadecuadas. Pues lo mismo le va a pasar a tu hijo.

.
También ayuda pensar que, sea como sea, la única expectativa que puede romper vuestro hijo/a gay es que sea heterosexual, todo lo demás: ser exitoso/a, trabajador/a, cariñoso/a, honrado/a, sociable, con pareja, que te dé nietos, feliz o guapo/a, etc., es posible mantenerlo y sentiros orgullosos de él o ella.

 

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz