Cuándo acudir a una terapia en familia

  |   Descubrimiento   |   No comment

Terapia en familia, ¿cuándo acudir a un terapia familiar?

La respuesta es sencilla:

Cuándo después de haber intentado resolver el problema en familia repetidamente y este persiste. Cuándo al tratar de solucionarlo generamos nuevos enfrentamientos o conflictos en la familia. Cuándo nos falten fuerzas para buscar una solución. Cuando sentimos que vamos a perder el afecto de algún miembro de la familia sin saber cómo evitarlo.

No obstante, decidir que es conveniente acudir a un psicólogo en familia, no siempre es fácil.Todo el grupo familiar debe tomar responsabilidad de la situación que está afectando a la convivencia diaria y que supone dolor e infelicidad para todos los integrantes de la familia.

Muchas veces tratamos, como individuos, de seguir adelante a pesar de todo. O, con el paso del tiempo vamos aceptando ciertas situaciones y conflictos para acabar conviviendo con el problema sin buscar una solución, lo aceptamos como parte de la convivencia.

Hemos de estar atentos y no aplicar a la familia los mismos parámetros de conducta que nos permiten “sobrevivir” en otras situaciones de stress cómo individuos. La familia es un entorno delicado que se comporta de forma diferente, hay lazos emocionales fuertes y apegos que se deben trabajar conjuntamente. Cada miembro de la familia es responsable y parte de la solución del conflicto.

 

z-terapia de familia

Los problemas dentro de la familia suponen una de las causas más comunes de estrés, hay que tener en cuenta que la familia debería ser un lugar de confianza, descanso y apoyo en todos los niveles. Si al llegar a casa después de un duro día de trabajo nos encontramos con que en casa hay tensiones, gritos y discusiones, nos podemos sentir emocionalmente desbordados, sin salida, como en un laberinto con trampas y zonas oscuras.

Por tanto, esta pregunta de “cuándo acudir a terapia familiar”, tiene su respuesta en el grupo familiar en su conjunto. Es posible que cada uno individualmente piense que no necesita ir al psicólogo , pero tal vez pero tal vez tus hijos o tu pareja sí necesitan que vengas a la terapia familiar, pues juntos será mucho mas fácil y rápido encontrar la mejor solución para todos.

 

terapia-familia

¿Realmente puedes ayudar acudiendo a la terapia de familia?

 

Desde luego.

En mis años de experiencia hay algo que puedo constatar: todos podemos cambiar, podemos dar la vuelta a nuestra vida, empezar una nueva andadura y además ayudar a otros a hacer lo mismo.

Los conflictos intrafamiliares generan mucho estrés, es evidente, pero además se propaga entre todos los que conviven bajo el mismo techo. Aunque el conflicto no sea directo, sin embargo, le afecta de igual modo a todos los miembros, llegando a ser corrosivo tanto a nivel emocional como físico.

 

z-terapia de familia sistemica

Hay dos actitudes básicas a tener en cuenta y que deben darse de forma voluntaria para que se pueda dar una terapia familiar:

La responsabilidad de asumir cada uno su lugar dando libertad de acción al otro sin juzgar, de responsabilizarse de sí mismo como dueño de su propio bienestar.

El compromiso a asumir supone mantenerse en la voluntad de cambio, el pasar de mantener posiciones enfrentadas a redefinir estas posiciones y buscar intereses comunes.

Si los participantes están de acuerdo con estas dos premisas, la terapia familiar va a resultar un vehículo de cambio perfecto para todos los miembros de la familia. Juntos analizaremos las interacciones de unos con otros. El conflicto lo puede presentar un único miembro, pero la solución al mismo puede radicar en la relación de este con el conjunto familiar.

Tu papel, como parte de la familia, es importante en una terapia que buscará restablecer unas relaciones armónicas entre todos los integrantes de la familia.

 

 

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz